Página principalMapa del sitioAgregar a favoritosImprimirEnviar a un amigo
Zoróndoba de Arte y Literatura
Viñetas, Veletas, Pinturas, Libros y más
EL BLOG DE LA VELETA

La oportunidad de la “espantá” (La Veleta, núm. 206)

08/08/2020 18:41:08

Que lo del emérito ha sido una “espantá” en toda regla ya  no lo duda nadie, ni en este país ni en ningún otro, incluidos los que, por interés sin duda, están dispuestos a acogerlo y protegerlo del brazo secular de la justicia. 

Igual que cuando el más viejo y astuto animal de la manada inicia con un movimiento súbito y sorpresivo la escapada, y los demás lo siguen en alocada estampida, cabe esperar que el resto del rebaño  (aquí eufemísticamente llamado la Casa Real), comandado ahora por un macho más joven, pero de su misma estirpe y escuela, no tardará en imitarlo emprendiendo en desbandada la huida hacia parajes más amables y menos peligrosos. El gobierno, cobarde como lo han sido siempre todos desde que tenemos memoria, se ve forzado a utilizar otro eufemismo (respeto y lealtad al pacto constitucional) para apuntalar lo que ya es insostenible e insalvable, la cochambrosa y vergonzante monarquía que padecemos. Voces hay en el consejo de ministros (los miembros de UP) que, con riesgo cierto de ser apedreados por los descerebrados de la extrema derecha y vilipendiados por los sesudos medios de comunicación de toda la vida, lanzan tímidos mensajes llamando a la cordura y al decoro para restablecer la dignidad institucional, pero, de momento, sin consecuencias, ni inmediatas ni en un plazo razonable. Y eso que bastaría con echar un vistazo a la historia de este país nuestro, en especial  desde que la familia Borbón sentara sus posaderas en el ajado trono, para darse cuenta del perjuicio sufrido durante siglos y de la necesidad, siempre urgente y siempre postergada, de deshacerse de una carga tan onerosa y ultrajante. Al ya genético descaro de esta infausta dinastía, suma el emérito fugado el honor de haber sido llevado al trono por Su Excelencia el Generalísimo Fantoche Franco I, único en su especie como recordarán cuantos, atónitos, lo vieron perpetuarse en el poder ilegítimamente logrado y morir, longevo ya, como el falso prócer de la patria que fue. Los corifeos del prófugo no paran de contar sus logros y maravillas en la ya cada día menos admirable Transición, pero, como ahora vamos viendo, al figurón se le permitió hacer cuanto quiso y se le colocó aquel sambenito de campechano, cercano, afable y un sinfín de puerilidades más para que el pueblo llano estuviera entretenido mientras los políticos de turno nos metían de lleno en la seudomodernidad. Un paso histórico, sin duda necesario, pero obtenido a base de corrupción, pelotazos y derroches arbitrarios que, de algún modo, favorecieron la conducta del abyecto borbón de marras.

Muchas son hoy las voces que claman por que se haga justicia, esto es, por que el presunto delincuente se ponga a disposición de los tribunales y que “pague” por lo que hizo. Naturalmente, es éste un anhelo más que comprensible, pero ¿nos libraría eso de tener que seguir soportando esta forma monárquica de estado? Individualizar en un sólo sujeto la intrínseca maldad del absurdo sistema hereditario que la Constitución  le otorga no pasa de ser un parche, un alivio para los síntomas, pero de ningún modo una cura para la enfermedad.

Por ello, y aunque escapara a la acción de la justicia (cosa que, por otro lado, es muy probable que ocurra, aun aviniéndose a someterse a ella), lo ideal sería que el fulano de quien hablamos, su sucesor, el vigente y ya de origen deslegitimado rey, y toda su caterva, desaparecieran para siempre del panorama nacional y nos dejaran entrar de una puta vez en la modernidad.

Faltaría luego suprimir por decreto la Fiesta de los Toros y los privilegios de la iglesia, pero la “espantá” del emérito se nos presenta como una oportunidad histórica irrenunciable. ¡Abrámosles las puertas y que entre el aire fresco, leches!

Escrito por Cayo Lacayo •   Agregar un comentario   0 comentarios





LA VELETA
Vign_img063

La Veleta es una humilde hoja de parroquia, o gacetilla de errática aparición y orientación dudosa, como reza en su cabecera, donde se cuentan chismes varios y noticias verídicas y se opina sin criterio desde hace más de diez años sobre temas de incierta trascendencia. Por si nuestros lectores sí contaran con él (con el criterio), desde septiembre de 2012 tienen la oportunidad de rebatir cuanto allí se cuenta  participando en  el BLOG DE LA VELETA.

En los archivos Pdf que verás a continuación puedes consultar los últimos 25 números publicados. 

 

EL ÚLTIMO NÚMERO
0208_20-09-20.pdf (138,57 Kb )
El misterio de Ayuso
NÚMEROS ANTERIORES
0188_04-03-19.pdf (125,34 Kb )
En el Hades (Éaco y Manipo)
0189_16-03-19.pdf (128,96 Kb )
La iglesia: usos, abusos y despropósitos de enmienda
0190_25-04-19.pdf (223,57 Kb )
¡A las urnas!
0191_27-05-19.pdf (121,3 Kb )
El Ministerio del Sentido Común/ Madrid para la derecha
0192_06-07-19.pdf (177,2 Kb )
La sagrada unidad de España
0193_26-07-19.pdf (292,09 Kb )
Un fiasco anunciado
0194_23-08-19.pdf (504,17 Kb )
Pérdidas
0195_02-09-19.pdf (127,28 Kb )
Presagios
0196_15-10-19.pdf (86,45 Kb )
El poder es siempre de derechas/ Galería de Infames (Ortega Smith)
0197_09-11-19.pdf (117,88 Kb )
¡Bonita canción!
0198_26-12-19.pdf (90,26 Kb )
El breve (y verdadero) discurso del Rey
0199_07-01-20.pdf (47,02 Kb )
Hacia la Tercera República
0200_07-02-20.pdf (85,78 Kb )
Pandemias
0201_15-02-20.pdf (106,37 Kb )
Elogio del castellano
0202_07-03-20.pdf (99,99 Kb )
Eximios miserables
0203_29-03-20.pdf (62,27 Kb )
Perdemos otra guerra
0204_23-04-20.pdf (119,83 Kb )
El Coronavirus
0205_01-05-20.pdf (83,84 Kb )
Primero de Mayo
0206_08-08-20.pdf (1,06 Mb )
La oportunidad de la "espantá"
0207_19-08-20.pdf (131,59 Kb )
El cuento de nunca acabar
Más Veletas
Vign_img799

Si tienes interés en algún número más antiguo, pídenoslo

En el libro LA VELETA 200 hemos hecho una recopilación con los cerca de 300 artículos aparecidos en los primeros 200 números. Aún tenemos disponibles algunos ejemplares en papel.
Solicita más información.

© GERMÁN WHITE 2012